6 comentarios

Epilepsia y embarazo (Preguntas Frecuentes)

Hoy  es el Día Nacional de la Epilepsia así que aprovechando que tenia una entrada medio preparada, me he decidido a acabarla y publicarla. En ella encontrarás las preguntas que una mujer embarazada y con epilepsia suele hacerse durante todo el embarazo.

  • ¿Que pasa durante mi medicación si me quedo embarazada?

Tu neurólogo valorará si en tu caso se puede retirar la medicación, modificarla, regularla o seguir tomándola.

  • ¿Que pasa si debo tomar mi medicación durante el embarazo?

No pasa absolutamente nada, doy fe. En todo caso te pueden cambiar la medicación por otra en la que haya más estudios sobre los efectos que pueda producir en el feto. En el caso de que puedas tomarlo no pasa nada. Si puedes tomarlo es porque los efectos que puede producir son mínimos o casi nulos. En mi caso mi neuróloga me explicó que es más perjudicial para el feto tener una crisis convulsiva que tomar la medicación durante los nueve meses y estar estable. Además, no es mi caso pero según en que etapas del embarazo suelen regular la dosis.

  • ¿Van a controlar más mi embarazo?

Si, normalmente en la seguridad social hacen 3 ecografias, en la semana 12, 20 y 32. En el caso de ser un embarazo de riesgo siempre tienen más control. A mí a partir de la semana 20 me hicieron ecografia todos los meses hasta la semana 39 aproximadamente.

  • ¿El día del parto podré tomar mi medicación?

Si, debes tomarla. Si te coincide el parto con la toma no pasa nada si la retrasas. En mi caso me provocaron el parto a las 5 de la tarde y tuve el bebé a las 23:15 y a la hora mas o menos me dijeron que podía tomar mi pastilla (suelo tomarla después de cenar).

  • ¿Pueden ponerme la Epidural?

A mi me explicaron que no había ningún problema y menos mal, bendita Epidural. Aunque como cada caso es distinto el ginecólogo se encargará de valorarlo. En el hospital al que pertenezco realizan charlas sobre las ventajas y riesgos de la Anestesia Epidural  así que no dudé en acercarme a preguntar.

  • ¿Es mejor que me hagan una cesárea?

Desde el primer momento mi neuróloga me contestó que no, que no me preocupara de nada, que mi parto iba a ser natural. Yo tenia miedo a tener una crisis convulsiva durante el parto. Me imaginaba que por el esfuerzo, la pérdida de sangre o lo que fuese podía pasar (aunque solo he tenido una crisis convulsiva en mi vida). Se lo comenté al ginecólogo y me dijo lo mismo, que lo mejor tanto para mí como para el bebé era tener un parto natural, en las cesáreas  también se pierde mucha sangre (puede que incluso más) y en el caso de que pasara algo tienen el quirógrafo a menos de un minuto para hacerte una cesárea.

  •  ¿Es compatible mi medicación con la lactancia materna?

Esta es la gran pregunta, la que realicé a la neuróloga, al ginecólogo y al pediatra. Normalmente el especialista que mejor conoce tu medicamento es el neurólogo pero el pediatra también te debe aconsejar ya que tiene que mirar por la salud del bebé. Normalmente los especialistas consultan en la página e-lactancia.org sobre los efectos que tienen los distintos medicamentos. En ella aparece un buscador en el que se introduce el nombre de éstos y mediante 4 niveles te indican el riesgo que puede tener ya sea muy bajo, bajo, alto o muy alto.

Y hasta aquí las preguntas. No olvidemos que cada caso de epilepsia es único y  cada persona  tiene distintos especialistas que pueden opinar de manera distinta por eso  aunque las preguntas están contestadas desde mi experiencia espero que os puedan servir de referencia. Y por supuesto ante cualquier otra pregunta no dudes en comentar!!!

Neus.

Anuncios


5 comentarios

Epilepsia y embarazo (mi experiencia).

Una de las razones que me ha empujado a empezar seriamente el blog es escribir varios posts relacionados con este tema. Desde los 15 años convivo con una epilepsia crónica que en mi caso se manifiesta con crisis de ausencia que duran como mucho 1-2 segundos (crisis parciales complejas). Al principio eran bastante evidentes para las personas de mi alrededor pero poco a poco y con la medicación ya casi nadie las percibe. Y digo ya porque siguen ahí, poco pero siguen ahí. Tuve una dura adolescencia por diversos motivos: ajustarme la medicación adecuada fue cuestión de años, los efectos secundarios de los medicamentos que no toleraba interfirieron en mis estudios (somnolencia, insomnio, dolor de cabeza, mucha falta de concentración, sequedad en la boca, pérdida de apetito….y más que no recuerdo).

La epilepsia me ha limitado bastante en algunos aspectos puesto que no puedo conducir. Este punto me ha eliminado de procesos de selección para conseguir un empleo por lo que es un poco frustrante.

Cuando te diagnostican una enfermedad y te anuncian que va a ser crónica te haces preguntas: ¿Cuándo conseguiré estar bien?, ¿existirá el medicamento ideal para mí?, ¿algún día podré conducir?, ¿podré tener un bebé?… y dentro de esta última pregunta entran más: ¿tendré que tomar mi mediación durante el embarazo?, ¿la medicación influirá en el desarrollo del bebé?, ¿nacerá mi bebé sano?….

Cuando decidí quedarme embarazada empecé a buscar información por la red sobre el tema. En mi caso mis especialistas (neurólogo y ginecólogo) ya me comentaban que era posible tener un bebé y que tenían pacientes epilépticos que han tenido bebés sin ningún problema, pero yo necesitaba encontrar casos de mujeres que me lo contaran y si además tomaban mi medicación mejor. La búsqueda fue casi nula y no me sirvió de mucho.

Mi neuróloga, la doctora Rosario Muñoz Lacalle del Hospital de la Ribera de Alzira, me comunicó que debíamos hacer lo siguiente: Aproximadamente un año antes de querer quedarme embarazada debía comunicárselo. En mi caso durante el embarazo debía seguir tomando medicación. Ella prefería cambiarla por otra de la que existen más estudios científicos que confirman que son menos teratógenos para el feto. Ese medicamento era el Lamictal, el cual yo probé antes en el proceso de ajuste de medicamentos y comprobamos en el historial que no lo toleraba. Así que el plan B era seguir con mi medicamento actual Lyrica 300 mg 3 veces al día. Para mí fue un alivio porque es el medicamento que mejor me ha ido y con el que más años llevo. Para mí cambiar de medicamento era un riesgo, puesto que durante mis años de ajuste lo pasé mal, y si un medicamento no era el adecuado igual me aumentaban las crisis. La actitud durante todo el proceso era fundamental que fuese positiva y una de las cosas que debíamos asumir mi marido y yo era que posiblemente no saliese bien a la primera, cosa que tuvimos claro desde el principio. La neuróloga nos aclaró que no tenía por qué pasar, pero ellos tampoco saben que va a ocurrir aunque sean médicos.

Durante todo mi embarazo tomé mi medicación, la verdad es que yo tenía miedo a que pudiera afectar al feto, a abortar….mi familia y amigos me aconsejaban que disfrutara del embarazo pero la verdad es que yo hasta la semana 20 no me relajé. La ecografía de la semana 20 es la más importante ya que en ella el especialista comprueba órgano a órgano el desarrollo del bebé. Salí de la consulta radiante. Todo perfecto. Disfruté del embarazo hasta el final, y entonces mis dudas ya no eran tanto en relación al desarrollo del bebé sino al parto, a la epidural, a la toma de la medicación ese día….

Finalmente decir que todo fue perfecto: Tuve un parto natural y tengo un bebé precioso que pesó 3,820 kg. Está sano. Cuando le vi la carita no me lo podía creer, después de años de preguntas, de búsqueda de información y de opiniones de gente que te pone nerviosa por fin lo tenía entre mis brazos.

Aunque el post es largo la verdad es que está muy resumido. Así que pronto escribiré un post de las preguntas frecuentes que creo que nos solemos hacer todas las mujeres con epilepsia contestadas por mí y según mi experiencia.

Desde aquí quiero animar a todas las mujeres con epilepsia o con otra enfermedad que sienten todo este tipo de dudas y no pueden abandonar su medicación bajo ningún concepto. Es posible ser madres. Con un control adecuado de embarazo y un ajuste de la medicación todo llega y es posible.

Neus.